¿Cuántas formas tiene el pan?

La base es siempre agua y harina. Luego cada país tiene sus tradiciones y cada región sus especialidades y sus propios nombres.

¿Cuántas formas tiene el pan?

Los italianos gastan una media de 19,78 euros al mes por cabeza en pan. Ocho euros más que en pasta. Es una de las recetas más antiguas y sencillas de nuestra tradición, el alimento al que somos más fieles en términos de cantidad y calidad al no estar dispuestos a cambiar de costumbres con el pan. Incluso en tiempos de crisis. No obstante, el pan no es solo una necesidad: la forma del pan encierra muchas más historias. Está la forma natural, la más bonita, que deriva de las fases del proceso de producción: la recolección y la elaboración de la materia prima, la masa, la fermentación y la cocción. Las burbujas de la miga, los cortes de la costra y el perfil de cada forma de pan dependen de las dosis de agua, harina y levadura, de las condiciones meteorológicas y de la temperatura del horno. La cosa es decidir.

Ver más

Pero también existen otras formas. El pan de Ferrara tiene forma de x; la roseta es sinuosa, de forma hinchada y ligera; la espiga es rica y alargada; el pan de Altamura es macizo y pesado y tiene mucha miga; el pan carasau es fino, transparente y ligero como un pergamino. El diseño que el hombre ha trazado con los siglos parece que tiene raíces más profundas, en las tradiciones regionales. El pretzel, por ejemplo, era el premio que los monjes daban a los niños después del catequismo y su forma recordaba a dos manos juntas rezando. El pan judío de Jalá, blando y trenzado, el pan dulce de las fiestas judías, evoca el motivo decorativo de un capitel corintio. El pan ácimo es el pan de los fugitivos, que se convertirá más tarde en la hostia de los primeros cristianos. Es un círculo perfecto.

En la actualidad, incluso diseñadores y artistas diseñan panes, guiados por el instinto, la practicidad y la fantasía. El diseñador español Juan Soriano Blanco ha diseñado un menú comestible y el pan de gancho, una baguette con un asa con forma de gancho, fácil de transportar. Paolo Ulian ha inventado el Finger Biscuit, un dedal de galleta para comer crema de cacao y avellanas, y Katja Grujiters ha diseñado una bolsa de pan que se puede rellenar con lo que se quiera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <section align="" class="" dir="" lang="" style="" xml:lang=""> <style media="" type="" scoped="">

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien