La medicina más importante

Aquí tenemos cómo y por qué la alimentación de la madre influye directamente en la salud del bebé. Para toda la vida.

Holanda, octubre de 1944: por represalia contra los partisanos, los alemanes cortan los suministros de alimentos de las ciudades. Hasta mayo de 1945, cuatro millones de holandeses se ven sumidos en el hambre. Casi 50.000 mujeres embarazadas se convierten en protagonistas de un experimento involuntario. De hecho, cuarenta años después, sus hijos empiezan a sufrir de diabetes, infartos e ictus en mayor medida que la media. Es el indicio que pone en marcha la investigación. Hoy sabemos que, en función de las señales que recibe de la madre a través de la placenta, el feto realiza regulaciones permanentes de su desarrollo y metabolismo. Si las señales hacen pensar que las cosas a fuera están complicadas, se prepara para sobrevivir, renunciando si es necesario a una vida más larga. Si, en cambio, las señales son buenas, se prepara para vivirla hasta el último minuto. Nacerá con más células musculares y menos células adiposas. Tendrá un corazón más fuerte, arterias más elásticas y riñones capaces de controlar mejor la presión. Tendrá menos ganas de comer alimentos grasos y más ganas de hacer ejercicio físico. Para toda la vida. Y las mejores señales que puede enviar una madre son un peso adecuado y, sobre todo, una dieta perfectamente equilibrada. ¿Son los alimentos la medicina más importante en nuestra vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <section align="" class="" dir="" lang="" style="" xml:lang=""> <style media="" type="" scoped="">

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien