La perfección de la naranja

Aquí tenemos por qué la historia de la agricultura es la historia de la mejora de la naturaleza (al menos, desde nuestro punto de vista).

Y tú ¿qué fruta inventarías?

La cita del gran diseñador Bruno Munari se ha extraído del libro Good Design, publicado por primera vez en 1963. Se trata de un pequeño libro en el que Munari analiza tres productos de la naturaleza (los guisantes, la rosa y la naranja) como si fueran objetos de diseño. Si la naranja se alzaba como una obra de arte, la rosa, en cambio, se tildaba de objeto «inútil», «complicado de usar» e «incluso inmoral».

Ver más

Sus pétalos de elegante curvatura (piénsese en un Pininfarina, mientras su cáliz recuerda la línea Venini 1935), la clara disposición imparipinnada de las hojas y su racional disposición a lo largo de la rama, no son elementos suficientes para justificarla como un objeto de uso de gran difusión. ¿Cómo puede un consumidor sin intereses diferenciados aún apreciar un objeto como este? ¿Y por qué esas espinas? ¿Para crear un cierto suspense? ¿Para servir de contraste entre la dulzura del perfume y la agresividad de las garras? Burdo contraste para nada apreciable por los tipos de consumidores con intereses indiferenciados.

Con ironía fina, Munari, por un lado, rendía homenaje a la naturaleza como fuente de inspiración del buen diseño y, por el otro, destacaba los límites de una concesión demasiado «funcionalista» de la profesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <section align="" class="" dir="" lang="" style="" xml:lang=""> <style media="" type="" scoped="">

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien