¿Qué formas comeremos en el futuro?

La industria alimentaria estudia atentamente, y a menudo patenta, el diseño de lo que comemos. Porque el gusto también es forma.

¿Qué formas comeremos en el futuro?

Cuando la industria alimentaria empieza a producir alimentos, la necesidad de estudiar formatos especiales se convierte en una necesidad. La historia de la producción industrial de los alimentos es sorprendente. Habla de intuiciones formales y para la composición, auténticos inventos, protegidos mediante patentes. Formas sencillas que han entrado en el uso común, como la tableta de chocolate, los raviolis, el tartufo o el cono de helado; formas que se han realizado pensando en la funcionalidad y la estética de los alimentos que comemos. La tableta de chocolate dividida en cuadritos sustituye al bloque, que el droguero cortaba con cuchillo. El cono de oblea nace para que los helados se puedan consumir mientras se pasea.  Cada patente es la suma de una serie de atenciones para con la forma, la estética y el consumo.

Ver más

Las patentes anteriores a 1960 están depositadas en el Archivo Central del Estado:

Las marcas y las patentes depositadas después de 1960 se encuentran, en cambio, en la Oficina de Patentes y Marcas:

El punto de partida de la historia de los alimentos industriales lo marca el cubo de caldo KUB, patentado en Francia el 14 de noviembre de 1907 y producido por la fábrica suiza Maggi. Se cortaba en paralelepípedos y se vendía en confecciones de entre dos y cuatro porciones envueltas en papel de aluminio, como las chocolatinas. La forma estándar del dado sugiere un producto práctico, conservable en todas partes y controlado científicamente.

Otras patentes famosas:

1949: un napolitano, Armando Russo, patenta el primer helado de paseo con palo. Tiene la forma de un tronco de cono doble.

1951: Antonio Salvi patenta una «tableta de chocolate con forma rectangular subdividida en cuadritos cuyo conjunto queda circunscrito por un borde».

1953: una industria florentina patenta el tartufo, un helado con forma de media cúpula. 1953: Antonio Boccola, milanés, patenta los raviolis: «una lasaña pequeña rellena, de cuerpo alargado con entradas laterales curvilíneas y flequillos en los extremos».

1955: la Caffarel de Turín patenta una tableta de chocolate con dientes de secciones trapezoidales y curvos que se alternan.

1960: las Industrias reunidas del Panforte de Siena patentan la forma del ricciarello. En el sector de la confitería, los famosos ricciarellis tradicionales de Siena se convierten en uno de los símbolos enogastronómicos de Italia.

1963-1964: se depositan dos patentes para el cono de oblea. La empresa Babbi de Cesena diseña una oblea enrollada para contener el helado. Un año después, Anthony Askey, en Inglaterra, presenta el cono propiamente dicho, con cortes internos que permiten una mayor adherencia del helado en la boca del cono y que recogen el producto derretido.

El chocolate y los caramelos, por su ductilidad, presentan características más llamativas y formas más dispares. El bombón cremino Fiat (1911), los bombones baci de Perugina (1922), los caramelos Rossana (1926), el Chupa Chups (1958) y los Tic Tac (1969) depositan la forma unida a la marca. A fecha de hoy siguen siendo productos de gran consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <section align="" class="" dir="" lang="" style="" xml:lang=""> <style media="" type="" scoped="">

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien